sábado, 28 de septiembre de 2013

El proceso del Asesinato Económico está por concluir su misión en México

Ahora estamos es un momento inquietante, existen poderes que se están en movimiento, lo siguiente no son mas que observaciones propias basadas en paralelismos opuestos que sucedieron en los meses previos a la Segunda Guerra Mundial (SGM). Me llama la atención el hecho que el presidente del Gobierno de Estados Unidos (GEU) haya pasado su propuesta de Guerra contra Siria al congreso estadounidense. Antes de que se presente el estatus bélico entre los Estados del mundo. Éste último detalle es de suma importancia en las democracias, lo cuál en el concepto de teorías del arte bélico justifica el ataque a civiles cuando se da ataque en el territorio en conflicto (investigar la obra "De la Guerra" de Carl von Clausewitz). 

El fisgón


     Dejando de lado las justificaciones teóricas, llama la atención el hecho de que en éstos precisos momentos en México nos bombardean con anuncios publicitarios a favor de la Reforma Energética en los medios de comunicación, planeado por la Presidencia de la República. Como mencioné anteriormente, lo que estoy por mencionar no son más que paralelismos que mi persona ha observado.

DATOS y PISTAS

La expropiación petrolera el 18 de marzo 1938 por el presidente Lázaro Cárdenas afectó principalmente:
  • Standard Oil de Nueva Jersey (SONJ), Estados Unidos (los Rockefeller accionistas mayoritarios) afectada por las leyes antimonopolios del GEU de finales del s.XIX, entre sus "hijas destacan" Exxon Mobil y Chevron
  • Royal Dutch Shell, (RDS) Holanda (Familia real Orange Nassau principales accionistas) obvio ésto último no es de sorprender ya que la familia real holandesa "ama" venir a México.
Ambas compañías tejieron un plan para dividir los recursos de México en dos zonas NORTE, SONJ y en el SUR, RDS. Ambas explotaron la llamada FAJA DE ORO, yacimiento ubicado en Veracruz (1920- 1930). Consecuencias:
  • Vaciado completo de la "Faja de oro" y en la zona de Tampico.
  • Reducción de la producción de un 75%.
  • Contaminación de tierra y agua y sus consecuencias sanitarias.
  • Problemas de Salud debido a las condiciones laborales precarias. 
Ambas empresas pretendían hacer un bloqueo a México en maquinaria y materia prima. Apoyados por el GEU. Entre los países que se unieron al boicot contra México estuvo Gran Bretaña (GB) y su compañía Anglo Persian Oil Company, ahora British Petroleum (BP). En esos tiempos Irán era uno de los países con más explotación petrolera por parte de Companías Británicas, hasta 1953 con la victoria de Mohammad Mosaddeq. El nuevo Primer Ministro iraní o persa, pretendía usar a Lázaro Cárdenas como Modelo en materia de Política Petrolera. En resumen, se le hizo un golpe de estado para sacarlo de Irán y se impuso al Sha Reza Pahlevi. 

La Alemania Nazi entonces se convirtió en uno de los compradores del petróleo mexicano. El 20 de mayo de 1942, en plena SGM los países del Eje, lo hunden. A partir de entonces de da una "reconciliación entre GEU y el Gobierno Mexicano (GM), para permitir la comercialización del petróleo mexicano. Durante casi diez años MÉXICO PAGÓ MILLONES DE DÓLARES EN INDEMNIZACIÓN A RDS, BP, y SONJ.
   
HOY

El GM presiona a la opinión pública y al Congreso Mexicano de aprobar la Reforma Energética, del cuál wikipedia nos da un extracto bastante claro. Por cierto la eliminación del Artículo 27 constitucional priva de los recursos del subsuelo al Estado Mexicano, léase MINERALES; METALES, COMBUSTIBLES Y GAS NATURAL. Sin obligación de proteger el medio ambiente o garantizar protección a los trabajadores y población. 

Se propone eliminar del artículo 27 constitucional la restricción incorporada en 1960, que impide la utilización de contratos para la extracción de hidrocarburos del subsuelo. La modificación no altera la propiedad de la Nación sobre los hidrocarburos y mantiene la prohibición de otorgar concesiones que confieran derechos sobre recursos naturales a particulares. Estos contratos, determinados en su forma por la ley reglamentaria correspondiente permitirían la participación de los sectores social y privado en la exploración y extracción de hidrocarburos a cambio de pagos en función de los recursos obtenidos.
De igual forma, se buscar suprimir del artículo 28 de la Constitución a la petroquímica básica como área estratégica que no constituyemonopolio, con esto se permitiría que los particulares participen directamente bajo esquemas regulados en la cadena de valor después de la extracción, incluyendo el transporte, tanto de petróleo crudogas natural y sus líquidos, como de petroquímicos y refinados, a través de permisos que otorgue el Ejecutivo Federal en los términos que establezca la legislación secundaria.
Se menciona que, dentro de una próxima reforma hacendaria, se propondrá un nuevo régimen fiscal para Pemex. Este nuevo régimen establecería un pago de derechos más bajo y el remanente de ese pago de derechos podría ser reinvertido en la empresa o transferido al presupuesto federal para emplearse en gasto en escuelashospitales, infraestructura de agua o carreteras. Adicionalmente, reestructura Pemex y sus subsidiarias en dos divisiones: Exploración y Producción, y Transformación Industrial; cambia las condiciones de transparencia y rendición de cuentas en Pemex y establece una política nacional de fomento a las compras de proveedores nacionales del sector hidrocarburos.11

Energía eléctrica[editar · editar código]

Se propone abrir un mercado de generación de energía eléctrica sin que el Estado pierda la rectoría en el control del sistema eléctrico nacional y la exclusividad de transmitir y distribuir la energía como un servicio público indispensable. Lo que se busca es que el sistema eléctrico nacional esté impulsado conjuntamente por la CFE y particulares bajo la conducción del Estado, con el objetivo de reducir costos y elevar la productividad y eficiencia del sistema eléctrico, disminuyendo así las tarifas eléctricas. La propiedad de las centrales y las redes de transmisión y distribución de la Comisión Federal de Electricidad que son públicas se mantendrían en manos de la Nación.12
Se busca corregir las limitaciones del modelo energético para agregar energías renovables a gran escala mediante un mercado administrado por el Estado a través de un operador independiente, y el establecimiento de certificados de energías limpias. Con esto, se promueve la diversificación en la producción de la energía con el uso de energía eólicageotérmicahidráulica y mini hidráulica,biomasa y solar.
Adicionalmente, se fortalece la CFE dotándole de mayor libertad en aspectos operativos y de organización, y se refuerzan las facultades de la Secretaría de Energía y de la Comisión Reguladora de Energía.13

La lista de Empresas confirmadas que están presionado a nivel internacional para "inyectar capital" a  Petróleos Mexicanos son
  • British Petroleum, Gran Bretaña
  • Chevron, Estados Unidos
  • Royal Dutch Shell, Holanda
  • ENDESA, España
Cabe destacar que poco antes de terminar el mandato del presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, una de las muchas ofertas de empleo que recibió, una era de parte de ENDESA (con miras en la Comisión Federal de Electricidad).

    Como la evidencia ha demostrado, hay un interés creciente en los recursos energéticos del mundo. Aunque existe hasta el día de hoy una tímida calma anti belicosa (agradecemos a la sociedad civil internacional), no hay un garante que muestre que cesarán las hostilidades entre los frentes del GEU y el Gobierno de la República Árabe Siria (GRAS). De haber una declaración oficial de estado belicoso, se enfrentaría un nuevo frente bélico en el que México se vería atrapado nuevamente. Empero con un revés doloroso, ya que nuevamente los beneficios de la explotación de los recursos del subsuelo quedará vulnerable a las inversiones extrajeras.
     Las ganancias de Petróleos Mexicanos son el soporte del 60% de los recursos públicos, sin ellos es más que posible que se supriman los pocos servicios sociales que el GM debe otorgar a los mexicanos. Nuevamente las condiciones deplorables laborales y sanitarias previas a la SGM y al llamado "Milagro Mexicano" (1950 - 1969), época de mayor desarrollo económico y social de México.

CONSECUENCIAS EN MÉXICO

Todas las compañías que tienen su ojo en lo que aún es Petróleos Mexicanos, cotizan en diversas Bolsas de Valores del Mundo (BVM), todas comprarían una participación accionaria en PEMEX, la cuál está desregulada, además de que no van a pagar impuestos, nuestro petróleo será un capital golondrina, sin más.


  • En caso de estado bélico los combustibles nacionales subirán su valor al consumidor final
  • Incremento en servicios energéticos.
  • Fuga de Capital, la ganancia irá al país de origen de la empresa (si acaso).
  • Supresión definitiva del Sindicato Mexicano de Electricistas y demás sindicatos de trabajadores energéticos.
  • Aumento en la especulación en mercados financieros.
Aunque algunos consideren que exagero lo cierto es que el proceso de vulneración del Estado Mexicano está a pasos agigantados, NO ES CONSTITUCIONAL LA REFORMA ENERGÉTICA. Te he pasado los datos, lo demás depende de que analices si éste minio detalle tendrá impacto en tu vida cotidiana.     Te advierto que así será

Recomiendo el libro Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano, texto completo que explica a fondo éste mismo tema pero aplicado a América Latina.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Salvador Allende: su último discurso.

Cuando estaba estudiando en la universidad, mi área de estudio incluía Historia, Sociedad entre otras materias. Una vez un profesor dijo algo que me picó, al punto de reaccionar inmediatamente y sin pensar. Parafraseo, en palabras del profesor cuyo nombre no menciono "Chile es lo que es gracias a Pinochet".

    Como algunos comprenderán, y otros tantos no, aquellas palabras me encendieron tanto que comparé las acciones de Pinochet con Hitler y el presidente norteamericano de entonces, George W. Bush. (he de aclarar que el campo principal de mis estudios era la Ciencia Política). Mi argumento fue que el "gobierno militar" de Chile de 1973 a 1988, privó de bienestar social a los chilenos, todo privatizado. También argumenté que cómo iba algo tan fascista como la administración de Pinochet un legado positivo. Aquello fue en una clase en frente de todos mis compañeros. Casi repruebo aquella material al final del semestre. 
    Cuando recuerdo aquellos momentos, me percato que el punto de vista de las personas no es igual de unos a otros, aunque repruebo enormemente el uso del poder para privilegiar a unos cuantos, y el argumento doble que se sigue usando hoy en día en Latino américa. 
    Éste es el último discurso que dio Salvador Allende, minutos antes de ser asesinado por los golpistas el 11 de Septiembre 1973. 

Guillermo Prieto en su exclamación LOS VALIENTES NO ASESINAN, nos muestra la naaturaleza de Pinochet y los Golpistas.


miércoles, 25 de septiembre de 2013

EL padre del Rey Juan Carlos y su conexión con Hitler


La popularidad de la monarquía española está en descenso, la principal razón es el abuso de poder que han mostrado algunos de sus miembros. Sin embargo parte de la responsabilidad se la lleva el rey Juan Carlos, quien si bien oficialmente no sigue la línea del Franquismo, si ha logrado facilitar el acceso a la administración pública a quienes han reducido a España a las dificultades graves que enfrenta hoy en día. 
    Aunque fue el principal actor que logró el ingreso de España a la Comunidad Económica Europea CEE, hoy Unión Europea, se debe aclarar que los países que no cuentan con la solidez económica de Francia o Alemania, esta en desventaja. Aunque no hay que negar los hechos, es cierto que el comportamiento del rey no es un ejemplo a seguir.
    Si bien ha aplicado la democracia política, al acatar las medidas económicas de la CEE, hizo que España volara, para luego ser derribado por las consecuencias de la aplicación de las mismas. De un tiempo para acá, el rey mismo ha demostrado ciertas tendencias a la derecha.




Como la hacen de PEMEX, La Nueva Guerra del Petróleo




La Reforma energética se ciñe sobre nosotros, los mexicanos. Empero son varios los que conocen las implicaciones que vendrían de aquella reforma. Sin embargo una buena forma de comprenderlo es mediante los medios gráficos. El fisgón, Rafael Barajas es un caricaturista destacado que se ha caracterizados por hacer parodias acertadas en relación a los actores del poder en México. La semana pasada presentó  en Radio Chapingo el libro "Como la hacen de PEMEX, La Nueva Guerra del Petróleo"

lunes, 16 de septiembre de 2013

"A coger gachupines", pidieron Hidalgo, Allende, Aldama, en el "Grito de Independencia"

Por Pedro Chavarría

1. En 1810 no era un asunto de sexo sino de disgusto, de coraje, de hartazgo contra los españoles (gachupines) que durante casi tres siglos habían impuesto su poder en todos los rincones de México. Coger era aprehender, detener, frenar la inhumana explotación de la que eran víctimas los indígenas, campesinos y demás trabajadores mexicanos en manos de los españoles y criollos. La explotación era brutal, pero el saqueo de las riquezas era mucho más grande. Imaginen nada más: 300 años, 12 o 15 generaciones de mexicanos en regímenes esclavistas y feudales para que unas cuantas familias se dividieran todas las riquezas y privilegios. Los españoles se fueron en 1821, pero llegaron los Ingleses, franceses y yanquis en un México dominado por el clero y los militares.

 2. Hoy no se puede decir: "A coger yanquis", porque a pesar que desde hace 150 años que nos dominan -desde el Porfiriato (1876-1911)- los gobiernos mexicanos no han dejado de ser de manera abierta sus agentes. Alguien diría que si el colonialismo español duró tres siglos (1521-1821) aún falta la mitad en años para igualarlo con el dominio imperialista de la EEUU. Así que el 15 y 16 festejará el gobierno la Independencia de México respecto a España colonialista, pero ninguna Independencia de México respecto al dominio yanqui total. Y lo desgraciado no es que México sea interdependiente como todos los países del mundo que no pueden vivir autónomos o aislados, sino que su dependencia hacia los EEUU es total, por lo menos desde 1982, cuando se entregó de manera incondicional.

 3. El colonialismo español y el posterior imperialismo yanqui, impidieron el desarrollo sano y realmente independiente de México; el primero impuso una religión que nos bloqueó con prejuicios ideológicos y el segundo nos ató a una estructura económica absolutamente polarizada. No pudimos -como tampoco América Latina- construir nuestro mundo sin taras ideológicas, económicas o políticas. Hicimos nuestra historia a imagen y semejanza de quienes nos impusieron su poder. ¿Cuál entonces es la idiosincrasia, el perfil, las aportaciones del mexicano al mundo? No se si Ingenieros, Ramos, Paz, Ramírez -que hicieron esfuerzos por definir "lo mexicano"- tengan razón, pero de lo que no dudo es que los mexicanos nunca hemos sido realmente independientes.

 4. ¿Para qué festejar cada año una falsa independencia; un México dominado por el imperio desde hace más de un siglo y un gobierno que se arrastra como reptil ante su amo imperialista? Yo prefiero aplaudir a los maestros del país que se han solidarizado con los 100 mil maestros de la Coordinadora que turnándose por semanas o meses han ocupado el Zócalo para exigir la derogación de la Reforma Educativa privatizadora. Prefiero felicitar a los profesores de Tlaxcala que cerraron vialidades; a los de Veracruz que bloquearon el aeropuerto de Minatitlán y el parque industrial de Orizaba; a los de Oaxaca que retiraron las vallas de Palacio colocándolas en las cuatro esquinas del Zócalo junto con autobuses secuestrados para cercar el centro histórico. Felicito a los compañeros que retuvieron a comandantes para intercambiarlos con manifestantes detenidos.

 5. Además los profesores de Oaxaca tomaron las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión, y Radio Universidad, perteneciente a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. También bloquearon la carretera federal 190, Oaxaca-Istmo, y miembros de la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado impidieron la circulación en la carretera federal 175 Oaxaca-Puerto Escondido. Los profesores del Estado de México se apostaron en el kilómetro 31 de la carretera federal México-Texcoco para exigir que se frene la represión perpetrada por la PF. En Pachuca, Hidalgo, integrantes de la CNTE realizaron una marcha para expresar su inconformidad por el desalojo.

 6. En Chiapas, el magisterio agrupado en la sección 7, mantiene un paro de labores y un plantón en el centro de Tuxtla Gutiérrez; se declaró en alerta máxima tras el desalojo en la capital del país. Decenas de maestros bajacalifornianos protestaron en Mexicali y Tijuana en repudio a las medidas represivas del gobierno de Enrique Peña Nieto para acallar la inconformidad por la reforma educativa. Cientos de docentes adscritos al subsistema de enseñanza básica pública en Tlaxcala cerraron los tres principales accesos a la capital del estado, en demanda de la abrogación de la reforma educativa promulgada por el presidente Peña Nieto. Bloquearon las carreteras federal Tlaxcala-Puebla, la autopista a México, en el tramo San Martín Texmelucan-El Molinito, y la vía corta Santa Ana Chiautempan-Puebla.

 7. Esta lucha sí es independiente; estas batallas de los maestros de la CNTE sí le dan dignidad a México. Aquí sí se han cogido "infraganti" a los herederos de los "gachupines" y los yanquis; se les ha visto defendiendo al gobierno, a los empresarios y a los medios de información; nunca dejaron de pedir el desalojo, la represión y los ceses de maestros. ¿Se conservará la memoria histórica? No estaré ni el 15 ni el 16 en la ciudad de México, pero si estuviera no iría al Zócalo a pasar vergüenzas o a mentarle a la madre a los represores, preferiría estar con mis amigos los maestros que están acampados en el Monumento de la Revolución y en Santo Domingo, para ayudarlos luego a reconstruir su plantón en el Zócalo. 

Blog del autor: http://pedroecheverriav.wordpress.com 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

sábado, 14 de septiembre de 2013

SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN BICENTENARIO

Texto Original leído el 14 de Septiembre 1813


1º Que la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione dando al mundo las razones.
 Que la religión católica sea la única, sin tolerancia de otra.
 Que todos sus ministros se sustenten de todos y solos los diezmos y primicias, y el pueblo no tenga que pagar más obvenciones que las de su devoción y ofrenda.
 Que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la Iglesia, que son el Papa, los obispos y los curas, porque se debe arrancar toda planta que Dios no plantó: omnis plantatis quam non plantabit Pater meus Celestis cradicabitur. Mat. Cap. XV (Todo lo que Dios no plantó se debe arrancar de raíz).
 Que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias en igualdad de números (enmendado así: 5º que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en sus representantes, dividiendo los poderes de ella en: Legislativo, Ejecutivo y Judiciario, eligiendo las provincias sus locales y éstos a los demás que deben ser sujetos sabios y de probidad).
 Que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos (Nota: en la enmienda, este texto fue tachado en su totalidad).
 Que funcionarán cuatro años los vocales, turnándose, saliendo los más antiguos para que ocupen el lugar los nuevos electos.
 La dotación de los vocales será una congrua suficiente y no supérflua, y no pasará por ahora de ocho mil pesos (anuales).
 Que los empleos sólo los americanos los obtengan.
10º Que no se admitan extranjeros, si no son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha.
11º Que los Estados mudan costumbres y, por consiguiente, la Patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el Gobierno, abatiendo el tiránico, substituyendo el liberal, e igualmente echando fuera de nuestro suelo al enemigo español, que tanto se ha declarado contra nuestra Patria. (Nota: el texto enmendado dice: que la patria no será del todo libre y nuestra mientras no se reforme el gobierno abatiendo al tiránico, substituyendo al liberal y echando fuera de nuestro suelo al enemigo español, que tanto se ha declarado a esta Nación).
12º Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.
13º Que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados; y que éstos sólo lo sean en cuanto al uso de su ministerio. (Nota: En la enmienda aparece un agregado al texto: Que para dictar una ley se discuta en el Congreso, y oída a pluralidad de votos.)
14º Que para dictar una ley se haga junta de sabios en el número posible, para que proceda con más acierto y exonere de algunos cargos que pudieran resultarles. (Nota: En la enmienda este texto fue tachado en su totalidad).
15º Que la esclavitud se proscriba para siempre y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales, y sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud.
16º Que nuestros puertos se franqueen a las naciones extranjeras amigas, pero que éstas no se internen al reino por más amigas que sean, y sólo habrá puertos señalados para el efecto, prohibiendo el desembarque en todos los demás, señalando el diez por ciento.
17º Que a cada uno se le guarden sus propiedades y respete en su casa como en un asilo sagrado, señalando pena a los infractores.
18º Que en la nueva legislación no se admita la tortura.
19º Que en la misma se establezca por Ley Constitucional la celebración del día 12 de diciembre en todos los pueblos, dedicado a la Patrona de nuestra Libertad, María Santísima de Guadalupe, encargando a todos los pueblos la devoción mensual.
20º Que las tropas extranjeras o de otro reino no pisen nuestro suelo, y si fuere en ayuda, no estarán donde la Suprema Junta.
21º Que no se hagan expediciones fuera de los límites del reino, especialmente ultramarinas; pero (se autorizan las) que no son de esta clase (para) propagar la fe a nuestros hermanos de Tierradentro.
22º Que se quite la infinidad de tributos, pechos e imposiciones que nos agobian y se señale a cada individuo un cinco por ciento de semillas y demás efectos o otra carga igual, ligera, que no oprima tanto, como la Alcabala, el Estanco, el Tributo y otros; pues con esta ligera contribución y la buena administración de los bienes confiscados al enemigo, podrá llevarse el peso de la guerra y honorarios de empleados.
23º Que igualmente se solemnice el día 16 de septiembre todos los años, como el día aniversario en que se levantó la voz de la Independencia y nuestra santa Libertad comenzó, pues en ese día fue en el que se desplegaron los labios de la Nación para reclamar sus derechos con espada en mano para ser oída; recordando siempre el mérito del grande héroe, el señor Dn. Miguel Hidalgo y su compañero Dn. Ignacio Allende. (Nota: El texto enmendado dice: que igualmente se solemnice el día 16 de septiembre todos los años, como el día aniversario en que se levantó la voz de la independencia en nuestra santa libertad, comenzó, pues en ese día fue en el que se abrieron los labios de la Nación para reclamar sus derechos y empuñó espada para ser oída; recordando siempre el mérito del gran héroe el señor don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende).
“Chilpancingo, 14 de septiembre de 1813. JoséMa. Morelos (rúbrica)”.
Repuestas en 21 de noviembre de 1813. Y por tanto, quedan abolidas éstas, quedando siempre sujetos al parecer de S.A.S”.
Antes de los Sentimientos de la Nación existieron dos documentos similares: los “Elementos Constitucionales que han de fijar nuestra felicidad”, de Ignacio López Rayón, y el “Manifiesto y los Planes de Guerra y Paz”, de José María Cos. La gran diferencia con el texto de Morelos es que ambos documentos reconocen la persona del monarca español, Fernando VII, como depositario de la soberanía de la Nación, en tanto que, para Morelos “la América es libre e independiente de España y de toda otra nación, gobierno o monarquía”. El gran Morelos, por fin, había logrado “quitar la máscara a la Independencia”.


Congreso de Anáhuac
C

jueves, 12 de septiembre de 2013

Testimonio de un académico chileno frente a sus alumnos

Juan Gabriel Araya Grandón
Rebelión


Aunque sea un pálido reflejo de los fatídicos acontecimientos que ocurrieron en Chile, a partir del 11 de septiembre de 1973, escribo este breve testimonio para dar cuenta del trato inhumano de las fuerzas golpistas de aquella época.

 El día 13 del mes señalado, fui allanado brutalmente en mi habitación, por una treintena de policías premunidos con todo tipo de armas: esto significó balazos en la fachada de la casa, golpes bestiales, caminar dos cuadras con las manos arriba apuntado por una metralleta, pasar por la humillación de subirse al bus policial, tenderse boca abajo en el pasillo, ser insultado y detenido por causas inexplicables y absurdas, pero que formaban parte de un sistema que se imponía a sangre y fuego.

 La razón se convirtió en sinrazón y el miedo en pánico. El absurdo se convirtió en la norma y nada tuvo explicación lógica. Nos obligaron a eliminar los libros que motivaban nuestro quehacer académico en la Universidad de Chile, viéndonos forzados en muchos casos a destruirlos o a quemarlos.

 Después de la suspensión de todas las actividades académicas, fuimos testigos de apresamientos, falsos enfrentamientos, exoneraciones y exilios de compañeros de trabajo. Hubo censuras inquisitoriales a programas de estudio, diarios, revistas y libros. A modo de ejemplo, nos prohibieron la lectura de autores como Pablo Neruda, Federico García Lorca, Ernesto Cardenal, Mariano Latorre, Jaime Concha, Julio Cortázar e Isabel Allende y otros. Se nos prohibió también, nombrar al conocido poeta Gonzalo Rojas Pizarro que por esos días se encontraba en La Habana, cumpliendo funciones diplomáticas del gobierno encabezado por la Unidad Popular. Las reuniones y concejos obviamente fueron suspendidas. Las autoridades de la Universidad de Chile, Ñuble y también en el plano nacional, como se sabe, fueron removidas y en su lugar nombraron ignorantes designados por la dictadura para ejercer el control de las casas de estudio y eliminar su otrora inquieta vida intelectual y cultural.

 Todos corríamos peligro, en nuestras casas, en el recinto universitario, en la calle, en el país y donde estuviéramos. El derecho de todo ciudadano de ser libre lo habíamos perdido. Nuestro carné de identidad era retenido y debíamos retirarlo en el Regimiento, corriendo el riesgo de ser arrestado sin ninguna causa justificada.

 El miedo fue una intensa sensación que dominó nuestras vidas en los primeros años de la dictadura, porque existía la percepción de un peligro real y la creación poética caminaba en esa dirección:

 “El problema”

 El problema es el miedo

 (y ya se sabe cuál es)

 Ese que vive en el centro de la cabeza capitana

 El que tuve cuando quisieron

 Clavarme en la espalda el trébol de la mala muerte.

 El que tuve

 Y el que tengo al escribir estas líneas.

 El problema no es metáfora:

 El miedo es un temblor de hojalata

 En un aposento de cristales

 Y las sienes que tocan campanas de alarma

 O un pájaro negro picoteando gusanos de seda.

 El problema no es la semejanza con la metáfora

 No es la semejanza

 Es la exacta simetría de la verdad

 La misma que nos larga todos los días

 Un día más de salivazo.

 El problema es el desacuerdo

 Que nos impide juntar nuestros miedos…

 (Volcán Chillán)

 La bestial violencia atenta contra la esencia del hombre, su dignidad y sus derechos. Se hacía necesario aferrarse esos días y con los años a las palabras del último discurso del presidente Salvador Allende “  mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”  .

 El testimonio de aquel tiempo definido por el horror y el miedo motivó la escritura de la novela Tragar saliva, allí se lee:

 “Aquella era una época en que los hombres y las mujeres, por el miedo predominante, se refugiaban en el interior de sus pellejos y de allí no salían. Permanecían inmóviles, evitando pensar más allá de la cuenta y, sobre todo en ellos mismos, pues les asaltaba el temor de auscultar fríamente su propia inautenticidad o de constatar el engaño que practicaban en ese exterior artificioso que dominaba el medio social. Por lo tanto, cada vez que podían disfrazaban sus personalidades cubriéndose de máscaras teñidas de cinismo, hipocresía y vista gorda”.

 “Se acumulaban odios y reodios, viejas pasiones se convirtieron en frescas venganzas de poder. Todo se tornó rígido como la superficie del hielo, al igual que un río cordillerano, el país se congeló; sin embargo, el agua de la ira seguía arrastrando su caudal por las vertientes subterráneas del territorio. El cauce creció hasta romper las pesadas piedras frías que lo cubrían y, en ese mismo momento, las praderas secas en las que vivían los hombres del valle comenzaron a reverdecer nuevamente de esperanza”.

 En estas terribles circunstancias imposible olvidar a Paul Eluard: Libertad un poema que se hizo canción en la garganta de los chilenos:


 Nací para conocerte

 para cantarte

Libertad.

Siria, Rebeldes perpetradores del ataque bacteriológico


Los siete principios de Política Exterior de México

La Historia de México ha sido turbulenta, inmersa entre intervenciones e invasiones

  • México basa su política exterior en la observancia de ocho principios
  • La autodeterminación de los pueblos
  • No intervención, la solución pacífica de controversias
  • Proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales;
  • Igualdad jurídica de los Estados, 
  • Cooperación internacional para el desarrollo
  • Respeto, la protección y promoción de los derechos humanos 
  • Lalucha por la paz y la seguridad internacionales.
Con base en la identificación de sus intereses, México orienta su quehacer internacional con referencia a estos principios, ante las exigencias de un contexto internacional cambiante.

A continuación un análisis de parte del General Roberto Badillo

LAS ASOCIACIONES ESTRATÉGICAS 
ENTRE PAÍSES E INSTITUCIONES
México 
¡Cuidado con Turquía!
 ROBERTO BADILLO MARTÍNEZ*

 EN LOS ÚLTIMOS AÑOSse han puesto de moda en la diplomacia mundial las llamadas “asociaciones estratégicas entre países e instituciones políticas”. 

MÉXICO ESTABLECIÓ recientemente una asociación estratégica con la RepúblicaPopular China. Bien, por la importancia de ambos países. De China a nivel mundial, indiscutible. De México, a nivel América, desde el norte hasta el sur, también indiscutible, incluyendo además el área caribeña. 
La realidad es que no son muchos los países en el mundo que pueden establecer asociaciones estratégicas. No más de diez entre si, o entre esos países con otras instituciones. (Estados Unidos, China, Rusia, Japón, Alemania, Italia, Brasil, Francia, la India y México). También se pueden establecer con otros países de acuerdo con los intereses de ambos, pero éstos son muy escasos. Por ejemplo, Estados Unidos, tiene relaciones estratégicas permanente con Inglaterra e Israel; con Francia en los últimos años se ha deteriorado. 

La alianza estratégica se establece para fortalecer y privilegiar en todos los aspectos las relaciones políticas, económicas, comerciales, financieras, culturales, aeroespaciales, industriales, etcétera, para beneficio mutuo, e incluso de otros países. Por cierto, la relación estratégica México-China no cayó bien en el imperio del norte. Esto hay que tomarlo en cuenta. El imperio avasalla y arrasa en su política exterior a todos los que se dejen o no pueden zafarse de su aplastante dominio. Estados Unidos quiere países lacayos, no aliados ni amigos. 

En el caso actual de las relaciones de Estados Unidos con Irak, Pakistán y Afganistán,  a donde ha llevado e instrumentado políticas intervencionistas, guerreristas y militaristas en los últimos veinte años, sus relaciones con esos gobiernos que Estados Unidos llama “aliados”, son completamente forzadas; esas políticas, por cierto. lo mantienen al borde de la bancarrota; borde que sostiene con préstamos la Reserva Federal de Estados Unidos, de 85 mil millones de dólares mensuales que “impiden” su insolvencia. Y que demuestran la situación económica y financiera del imperio derivada de sus intervenciones en Irak y Afganistán.

Seguimos con las asociaciones estratégicas entre países e instituciones. Una exitosa, que tampoco gustó al imperio del norte, es la lograda por Silvio Berlusconi hace seis o siete años con Rusia. Un caso concreto es la construcción del jet 100, avión mediano de pasajeros (que tambiém Interjet-Veracruz, así debería llamarse, de Miguel Alemán acaba de adquirir). Se trata de un avión sukhoi, con aviónica y diseño italiano. Hay otros logros entre estos dos países. 

Pero hay que decir que Italia tiene un largo camino en las asociaciones estratégicas y otro ejemplo importante es la construcción de las compañías Augusta Italiana y Westland Británica de helicópteros, entre otras áreas industriales. Esos helicópteros los tiene Barack Obama en uso en la Casa Blanca. México también los adquirirá para la presidencia de la República. Por cierto, Westland británica finalmente fue adquirida porla Augusta italiana. 

Entonces, las asociaciones estratégicas son muy importantes, cuando los participantes saben cuales son sus intereses y cuales son los del otro; cuando se actúa en un nivel gubernamental de ambas partes que apliquen en esas asociaciones la piedra angular de las relaciones internacionales: respeto ofrecido y respeto recibido. Ojalá y México cuente con funcionarios para ejercer sus derechos sin ser avasallado. 
Por cierto, las asociaciones estratégicas que México debe buscar en lo sucesivo -a mi entender-, son la siguientes, y esto independientemente de lo que diga el imperio: Con Estados Unidos y Canadá ya la tiene. Con China ya la tiene. En América con Brasil, en Asia con la India y Japón, en Europa con Alemania, Italia y Francia. 
Todos esos países tienen áreas importantes en el aspecto industrial, de comunicaciones, comercial, económico, aeroespacial, de desarrollo, de servicios y también en los aspectos científicos y tecnológicos, que nos ayudarían grandemente. 
Recientemente, el secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade viajó a la República de Turquía, con quien se pretende tener relaciones asociativas especiales. Me parece que, en la actual situación turca, sería un grave error. 
No porque Turquía no sea importante: Es la entrada marítima al Mediterráneo Oriental, desde el Asia Central y sur de Rusia. Quien controle el estrecho de los Dardanelos, puede impedir ese desplazamiento con destino al Mediterráneo. Debemos recordar que en Asia Central y en la Rusia del Sur se encuentran grandes reservas de gas, de petróleo y de otros materiales estratégicos. 
Pero en la situación actual de Turquía, una asociación estratégica con México puede colocarnos directamente en el “avispero del Medio Oriente”. ¡Ojo! Secretaría de Relaciones Exteriores: recuerden la Iniciativa Mérida desde su concepción y aplicación, y observen como nos ha dejado. 
Y hay que recordar que, de ese “avispero de Medio Oriente”, provocado por los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, hasta los estadounidenses están asustados, y sobre todo divididos internamente tanto en el Congreso como en el gobierno de ese país sobre qué hacer en Siria. Hay, incluso, halcones que desean bombardearla con cohetes de mediano alclance para destruir su voluntad de resistencia. Les falló su Primavera árabe en Siria, hasta ahora. Su gobierno y su pueblo han resistido. La corrupción, hasta ahora, no ha podido llegar a los militares sirios, como fue en los  casos de Irak y Afganistán. 
Muchas cancillerías europeas -aliadas incondicionales de Estados Unidos- ya intuyen que Siria, su gobierno y su pueblo derrotarán a los terroristas armados por occidente. Si esto llega a suceder, el ridículo histórico será el del presidente francés Francois Hollande. Por su parte, el Primer Ministro Inglés David Cameron, también saldrá raspado. 
¿Sabe la cancillería mexicana cuál es el papel de Turquía en el conflicto sirio y terroristas musulmanes? Ojalá y lo investigue, porque Turquía tiene tres graves problemas estratégicos permanentes:
1) más de quince millones de kurdos viviendo en sus fronteras y otros veinte millones en países vecinos; el pueblo kurdo es el único en el mundo que con más de 35 millones de habitantes no tiene un territorio propio. Un absurdo del que la ONU jamás se ha ocupado.
2) la ocupación de Chipre con la ridícula República Turca del Norte de Chipre y su pleito inacabable con Grecia, la cuna de las instituciones políticas de occidente.
3) y su frustrado acceso a la Unión Europea, poniendo como  criterio esencial que la mitad de Estambul, su ciudad, se encuentra en Europa y que además es un importante miembro de la OTAN, lo cual es cierto. La oposición del ingreso de Turquía a la UniónEuropea tuvo recientemente en la canciller alemana Angela Merkel una contundente frase: “La integración en Alemania ha fracasado”. Se refiere a la falta de integración en la vida alemana, de tres millones de turcos que ya están en el país, sin necesidad del ingreso de Turquía a la Unión Europea. 
Con estos antecedentes: ¿Cuántos turcos llegarían a Alemania y a Europa una vez ingresada Turquía  a la Unión Europea? 
Ninguno de estos tres problemas geoestratégicos que mantienen a Turquía muy ocupada en el área de sus relaciones exteriores, debe ser soslayado por México. Los tres le provocan a Turquía fricciones fuertes por lo menos en Europa y Asia. Si a estos tres problemas se le agrega el llamado genocidio armenio, entonces sus problemas se extienden a otros continentes. 

Pero por sobre estos problemas, que pudieran considerarse (no lo son) lejos del entorno internacional mexicano, está la actuación de Turquía en el Medio Oriente después de la instrumentación de las primaveras árabes por Estados Unidos y Gran Bretaña. Las armas  y pertrechos de todo tipo para la guerra, entregados a los rebeldes sirios lo han sido en la frontera turco-siria, entre otras áreas. 

El régimen del primer ministro turco Recep Tayip Erdogan antes de la primavera árabe, firmemente anti-israelí, ha arreado banderas y se ha puesto al servicio del bloque yanqui-británico para atacar a Siria.  Repetidamente, Turquía ha amenazado a Siria con intervenir militarmente; ha acusado a Siria de intervenir militarmente en su país; sólo pensando que los gobernantes sirios sean tontos se puede atribuirles que, con el problema interno que tienen, provocado por los mercenarios de la primavera árabe, pueda amagar a un vecino tan importante como Turquía. 

Esa política de Turquía le ha desatado problemas internos. Ha habido graves atentados y grandes manifestaciones contra el gobierno. El régimen de Erdogan, que antes de las primaveras árabes actuaba como un régimen tolerante y abierto a la crítica interna, ha cambiado. Es el país en el que más periodistas se encuentran detenidos. Es el país en que militares de alto rango, patriotas, enemigos de los fundamentalistas islámicos, se encuentran detenidos. 
Erdogan ha abierto la puerta en su país a la Hermandad Musulmana, muchos de cuyos miembros, sólo desean acabar con el cristianismo en el Medio Oriente. Las salvajadas inhumanas cometidas por los terroristas en Siria, se irán conociendo paulatinamente en el futuro próximo. 

Por todo lo anterior: ¿Será conveniente para México dejar de ser observador desde lejos e insertarse con la asociación estratégica con Turquía, en el “avispero de Medio Oriente”? ¿Será conveniente para México que, con base en esta asociación, ciudadanos turcos o con pasaporte turco, vengan a hacer de nuestro país la plataforma para provocar problemas a nuestros vecinos del norte? Y después, con base en ello, se acuse a México de complicidad con el terrorismo. 

¡Hay que tener cuidado! Relaciones Exteriores con que países se hacen las asociaciones estratégicas y qué consecuencias oscuras y trágicas pueden tener para nuestro país.
*General de División DEM Retirado

Voces del Periodista. "La letra chiquita"


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Voces del Periodista. Jorge Santa Cruz "Las simulaciones de Obama"


¿Qué es la clase trabajadora? Alex Callinicos En lucha

Este artículo fue escrito en 1987, como aportación al debate en Gran Bretaña. Es una síntesis de la introducción de Alex Callinicos a la obra The Changing Working Class, 1987. Apareció en castellano en la revista Socialismo Internacional , No 3 (enero/febrero 1995). Aún y el tiempo transcurrido, pensamos que puede representar una contribución relevante a los debates sobre el carácter de la clase trabajadora hoy, cuando la crisis económica vuelve a poner en el centro la cuestión de quién tiene la fuerza para hacer frente a la oleada de ataques sociales. Parte de la izquierda argumenta que la tradición revolucionaria y el marxismo quedaron superados porque respondían a condiciones y a realidades ya caducas. Se postula que la clase trabajadora se ha aburguesado, ha perdido su consciencia o, directamente, que ha desaparecido.

Como demuestra Callinicos, la clase productora no sólo sigue en pie, sino que su papel en el proceso productivo sigue siendo el mismo que analizó Marx. Pues el capitalismo es un sistema cuya dinámica se remonta a la vigencia de la acumulación y la explotación que la mueve; esa sigue siendo la relación fundamental entre capital y trabajo, no obstante su cambiante forma. La clase trabajadora no sólo existe sino que, como demuestran múltiples ejemplos en los últimos meses por toda Europa, tiene hoy un gran potencial de lucha.
¿Desapareció la clase trabajadora?

La cuestión de las clases sociales ha sido uno de los principales temas de debate político de la última década. Se ha planteado, sin embargo, de una forma paradójica: gran parte de la izquierda sostiene que, en general, los antagonismos de clase ya no constituyen la división fundamental de la sociedad y, en particular, que la clase trabajadora está en declive y no se puede esperar que juegue el papel de agente de la revolución socialista que Marx le asignó.

El telón de fondo de estos debates son las derrotas sufridas por el movimiento obrero desde finales de los años 70, sobre todo en Gran Bretaña y en Estados Unidos, pero también en el resto del mundo capitalista avanzado. La cuestión se planteó por primera vez durante el primer gobierno de Margaret Thatcher, con la publicación, en inglés, de un libro del escritor francés André Gorz. El menor número de huelgas, el aumento del paro y de los cierres de fábricas, junto con los avances electorales de los partidos conservadores, otorgaban credibilidad a la idea de que la clase trabajadora ya no representa una fuerza social y política.

Creo que es esencial cuestionar la idea de que los cambios ocurridos en la estructura social del capitalismo contemporáneo hagan necesario que las y los socialistas dejen de considerar la lucha de clases como el elemento indispensable para entender el capitalismo, y como el medio fundamental para remplazarlo por una sociedad sin clases.

Esta idea se ha propagado con relativa facilidad entre la izquierda, debido, entre otras razones, a la confusión reinante, incluso entre mucha gente de izquierdas, acerca del concepto de clase. Los conceptos de clase fundamentados en el sentido común que a menudo sirven para sustentar teorías sociológicas aparentemente sofisticadas, son un obstáculo para entender cuales son las divisiones reales en la sociedad. Que sean éstos los conceptos que prevalecen es reflejo de la influencia ideológica que ejerce la clase dominante sobre mucha de la izquierda.
 Entre apariencia y realidad

Estos conceptos de sentido común se asemejan entre sí porque identifican las apariencias superficiales existentes en la sociedad con la clase social. Las apariencias más importantes son, probablemente, el estatus, la ocupación y los ingresos.

El estatus refleja, sobre todo, de qué manera las personas perciben su propia posición social y como la perciben los demás. Estudiar el estatus requiere dilucidar las sutiles diferencias en los niveles del prestigio social (entender su jerarquía y el esnobismo que éste conlleva).

Cuando se dice que Gran Bretaña es una sociedad “de clases”, en general, se piensa en el estatus (en la monarquía, en la aristocracia, en las relaciones forjadas en los colegios exclusivos, etcétera).

Hacer hincapié en el estatus significa centrarse en los estilos de vida de las personas y en sus pautas de consumo. En términos generales, desde 1945, los ingresos reales de los obreros manuales han aumentado significativamente. En ciertas cosas, las pautas de consumo de muchos obreros manuales y las de aquellos que tradicionalmente han sido considerados profesionales de clase media, han llegado a parecerse: miembros de ambos grupos tienen coche, compran en los mismos supermercados, viajan más, tienen hipotecas.

Pero las semejanzas han sido, a menudo, exageradas. Una definición de clase que exagere la importancia de las pautas de consumo probablemente conduzca a creer que los antagonismos de clase han desaparecido y que ha habido una fusión entre la clase trabajadora y la clase media. Después de la tercera derrota electoral consecutiva sufrida por el Partido Laborista británico en los años 50, quienes sostenían que la clase trabajadora estaba “aburguesándose” (tornándose clase media) se basaban en la mayor opulencia y en los cambios en el estilo de vida de los obreros manuales.

Las similitudes en las pautas de consumo, sin embargo, pueden esconder posiciones muy diferentes en la estructura general de las relaciones de poder y privilegio en la sociedad. En general, el estatus es, por definición, subjetivo y refleja las actitudes de los individuos hacía la sociedad y hacia los otros individuos. Por consiguiente, es poco útil para explicar los cambios sociales, sobre todo cuando éstos afectan a diversos grupos de personas que adoptan actitudes diferentes. ¿Cómo puede el concepto de estatus ayudar a comprender las razones que llevaron a los maestros y a las enfermeras (que se consideraban a sí mismos como “profesionales humanitarios”), a fines de los años 60 y en los 70, a aceptar una cada vez mayor participación en las organizaciones sindicales colectivas, en movilizaciones sindicales y hasta en huelgas? Se mire como se mire, no puede darse mucha credibilidad a un concepto de clase según el cual los Estados Unidos son una sociedad menos clasista que la de Gran Bretaña, debido a que en ese país los rituales de privilegio de los ricos y poderosos no son tan visibles, ni están tan desarrollados. El estatus es un concepto totalmente idealista que no sirve para analizar la sociedad.

La ocupación es otro factor que el sentido común identifica como útil para la definición de clase. En este caso, la clave para determinar la posición de clase del individuo es el tipo específico de trabajo que realiza. El mejor ejemplo de este enfoque son las investigaciones oficiales sobre la estructura social. En Gran Bretaña estas investigaciones utilizan la clasificación de las ocupaciones establecida por el Registro General, según la que se identifican amplias categorías ocupacionales tales como ocupaciones manuales y de “cuello blanco”. Gran parte de los datos empíricos sobre la clase social identifica a ésta con la ocupación. Este enfoque merece nuestra atención, entre otras razones, porque los estudios que lo adoptan tienden a identificar a la clase trabajadora con quienes realizan ocupaciones manuales. Debido a que, en las sociedades capitalistas avanzadas, el número de personas en ocupaciones manuales constituye una proporción cada vez menor de la mano de obra, puede fácilmente pensarse que la clase trabajadora está desapareciendo.

El definir la clase social según la ocupación tiene, por lo menos, el mérito de contemplar las realidades materiales del mundo laboral. No obstante, este enfoque obvia los antagonismos intrínsecos que enfrentan a los diferentes grupos sociales dentro del sector productivo. Es así que algunos expertos en Ciencias Políticas consideran que uno de los mayores éxitos de los Tories ha sido recabar el apoyo de los trabajadores manuales cualificados. Después de las elecciones de 1987, Ivor Crewe compiló las estadísticas acerca del creciente número de votantes del Partido Conservador entre este grupo de trabajadores: en 1974, 31%, en 1979, 45% y en 1987, 43%, lo cual daba al Partido Conservador una ventaja de 9 puntos sobre el Partido Laborista. La conclusión a la que llegó Ivor Crewe fue que: “Éste es el testamento más apabullante del Thatcherismo que pueda haber”. Pero la categoría de “trabajadores manuales cualificados” abarca a los capataces, a los trabajadores manuales autónomos y a los pequeños empresarios. Es decir que se sitúan en una única categoría a grupos de personas cuyos intereses son diferentes, e incluso antagónicos, a los intereses de aquellos trabajadores manuales quienes, independientemente de su nivel de cualificación, dependen de la venta de su fuerza de trabajo para su supervivencia.

Para que esta amplia categoría sea útil es necesario establecer cuales son los diversos grupos que la constituyen, ya que es probable que éstos difieran mucho en su conducta social y política.

Algo similar ocurre con la categoría “trabajadores de cuello blanco”. ¿Qué tienen en común el consejero delegado y el personal auxiliar administrativo de una gran empresa?

Este es un tema importante debido a que el incremento de la proporción de trabajadores de “cuello blanco” en la población activa se ha visto acompañado por un aumento de la actividad sindical de estos sectores. En el período posterior a la derrota de la gran huelga de los mineros en 1985, los maestros y los funcionarios se opusieron más activamente a las políticas del gobierno, encabezado por Margaret Thatcher, que grupos de trabajadores manuales con una tradición de mayor militancia, tales como los trabajadores de la industria mecánica o de la automovilística. En palabras del marxista estadounidense Stanley Aronowitz, “la etiqueta ‘cuello blanco’ presupone que existe una diferencia esencial entre la estructura laboral de la fábrica y la de la oficina. Se trata de una categoría derivada de la ideología social y no de las ciencias sociales”. Toda clasificación de la mano de obra por tipos de ocupación esconde los conflictos fundamentales que existen en la sociedad capitalista.

El tercer concepto de sentido común identifica la clase por los niveles de ingresos. A menudo, esto conduce a esgrimir argumentos sorprendentemente ingenuos y torpes, tales como que el aumento del nivel de vida socava la militancia de clase. Es así que Gavin Kitching declaró hace poco tiempo que salarios brutos de sólo 30.000 pesetas por semana para un trabajador manual, y de 24.000 pesetas para un trabajador no manual representan “una significativa participación material en el sistema” (!). En Trabajo asalariado y capital, Marx argumenta que el análisis de clase no contempla los niveles absolutos de ingresos sino los ingresos relativos que son los que reflejan cual es la distribución de la riqueza en la sociedad. En 1985, por ejemplo, los ingresos semanales de una familia perteneciente al 10% de las más pobres en Gran Bretaña eran de 10.000 pesetas, mientras que los de una familia perteneciente al 10% de las más ricas eran de 84.000. La “participación material en el sistema” de estos dos grupos es, claramente, muy diferente. Los conflictos de intereses, que se derivan de esta situación, quedaron reflejados en el período de 1979-1985. En esos años, los ingresos netos de un quinto de los asalariados mejor pagados aumentaron 11,6%, en tanto que un quinto de los asalariados peor pagados sufrieron un recorte de 2,9% en sus ingresos netos.

Sin embargo, incluso la distribución de los ingresos no es una guía perfecta para entender las razones del conflicto de clases. Los ingresos relativos de un individuo no explican de qué manera accede a su proporción del producto social. Hay, en primer lugar, una diferencia fundamental entre diferentes tipos de ingresos, y sobre todo, entre los salarios y los beneficios. Un gran accionista de una empresa cuyo salario son los dividendos que recibe de los beneficios obtenidos por la empresa, y un trabajador manual semicualificado, viven en mundos diferentes. Incluso entre los asalariados hay diferentes posiciones de clase. El trabajador manual, cuyo salario es alto gracias a la organización sindical en la fábrica, es un empleado; también lo es el licenciado universitario que ocupa un puesto directivo, y cuyos altos ingresos reflejan su posición en la jerarquía por encima de los trabajadores manuales y del personal auxiliar administrativo. Pero, ¿pertenecen a la misma clase?
Marxismo y lucha de clases

Para responder a esta pregunta hay que abandonar los tres enfoques de sentido común que hemos señalado. En los tres casos se considera la estructura social como una escalera en la que los diferentes grupos sociales tienen una posición social, por encima o por debajo de los otros grupos, según su estatus, ocupación o ingresos (algunas ambiciosas teorías sociológicas consideran que los tres factores juntos son determinantes). El marxista estadounidense Erik Olin Wright sostiene que los conceptos de clase que se basan en estas “detalladas diferenciaciones son ‘estáticos’”. Wright agrega que: “tales conceptos pueden servir para clasificar a las personas en términos de la distribución de las recompensas materiales que reciben, pero no son válidos para identificar a las fuerzas sociales dinámicas que determinan y transforman esa distribución”.a1

La teoría marxista de las clases sociales, por el contrario, es parte de un intento más amplio dirigido a entender los procesos a través de los cuales los seres humanos construyen y transforman las sociedades en las que viven. Los cambios históricos dependen del desarrollo de las fuerzas productivas, de los medios materiales de producción y del elemento humano que las pone en marcha para satisfacer las necesidades sociales. Las relaciones de producción y las relaciones sociales que los seres humanos establecen a partir de ellas estimulan o restringen el crecimiento del poder productivo de las personas.

La sociedad de clases surge cuando una minoría adquiere un control suficiente sobre los medios de producción como para obligar a los productores directos (esclavos, campesinos o trabajadores) a trabajar no sólo para si mismos, sino también para la minoría explotadora.

De esta concepción de la historia se desprende que la posición de clase de las personas está determinada por el lugar que ocupan en las relaciones de producción. La mejor definición de clase que adopta este enfoque es la del historiador marxista Geoffrey de Ste Croix:

La clase (que es esencialmente una relación), es la expresión colectiva de la explotación, de la manera en que la explotación está enraizada en una estructura social. La explotación es la apropiación por parte de unos de una porción del producto del trabajo de otros…

Una clase (una clase específica) es un grupo humano que dentro de una comunidad se identifica por la posición que ocupa en el sistema general de producción social. Este grupo se define, sobre todo, por su relación con las condiciones de producción (fundamentalmente por su grado de propiedad o de control de los medios de producción y del trabajo productivo) y por su relación con las otras clases.2

La definición marxista de la clase social tiene una serie de características que la diferencian de otras definiciones.

En primer lugar, se define a la clase social como una relación. La posición de clase del individuo depende de su relación, como miembro de un grupo social, con los otros grupos sociales y no, como sugieren los conceptos de sentido común mencionados anteriormente que se basan en otros factores (en el estatus, la ocupación, etc.), de la posición que ocupe el individuo en la jerarquía social.

En segundo lugar, esta relación es antagónica: la clase dominante minoritaria que controla los medios de producción se beneficia de la plusvalía del trabajo los productores directos. Por consiguiente, el concepto de clase es inseparable del de lucha de clases, una lucha que enfrenta a explotadores y explotados. En tercer lugar, la relación antagónica se desarrolla en el proceso de producción: la explotación y la lucha de clases son el resultado de los intentos realizados por la clase dominante para controlar los medios de producción y el trabajo mismo de los productores directos.

Por último, la clase es una relación objetiva. Al contrario de lo que sostienen quienes se valen del estatus para definir la clase social, ésta no depende de actitudes subjetivas por parte del individuo. La clase depende de la posición que ocupe el individuo en las relaciones de producción, independientemente de sus opiniones al respecto. Aunque un obrero de la industria automovilística considere que pertenece a la clase media, no deja de ser un asalariado explotado por el capital.

Wright lo resume así: “las clases en la teoría marxista (...) se definen por la posición que ocupan en las relaciones sociales de producción, la producción se considera, sobre todo, un sistema de explotación”.3 Con esta definición de clase social se puede analizar mejor los procesos mediante los cuales los seres humanos transforman la sociedad. En otras palabras, la concepción marxista de las clases forma parte de una teoría dinámica. Su objetivo no es etiquetar las posiciones existentes en unas jerarquías sociales inmutables, sino comprender como las relaciones que mantienen grupos humanos con las fuerzas productivas y con otros grupos, les otorgan el poder para, colectivamente, escribir la historia.

El antagonismo fundamental que rige las relaciones entre las clases en la sociedad capitalista es el que existe entre el capital y el trabajo asalariado. Este antagonismo se deriva de la extracción de la plusvalía del trabajador en el proceso de producción. En El Capital Marx explica que la clase trabajadora está compuesta por aquellos que, al carecer del control de los medios de producción, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo a la clase capitalista que es la que posee los medios de producción. La cuestión ahora es saber si las transformaciones del capitalismo, en el siglo que ha transcurrido desde la muerte de Marx, hacen que el antagonismo de clase en la estructura social del mundo moderno, entre el capital y el trabajo asalariado, sea cada vez menos relevante.

Hay dos temas de suma importancia para tratar esta cuestión. Primero, desde el comienzo del siglo XX, se advierte una tendencia a largo plazo al incremento del número de trabajadores de “cuello blanco”, y a la disminución del de trabajadores manuales en la composición de la mano de obra. ¿Significa esto que se hay producido un aburguesamiento (es decir, un aumento de la clase media)?

Nosotros sostenemos que, una vez establecido que el lugar que el individuo ocupa para definir cual es su posición de clase, es necesario distinguir entre tres grupos de trabajadores de “cuello blanco”: 1º, un grupo minoritario de estos trabajadores que son miembros asalariados de la clase capitalista y que participan en la toma de decisiones de la que depende el proceso de acumulación de capital; 2º, un grupo mucho más amplio de trabajadores con altos ingresos, la llamada “nueva clase media”. La mayoría de estos trabajadores desempeñan cargos directivos o de supervisión, y ocupan una posición intermedia entre la clase capitalista y la clase trabajadora. 3º, el resto de los trabajadores de “cuello blanco”, la mayoría, que desempeñan cargos administrativos auxiliares, y cuyo control sobre su propio trabajo es tan limitado como el de los trabajadores manuales y sus ingresos, a menudo, más reducidos. La conclusión fundamental a la que llegamos mediante este análisis es que el aumento de este tercer grupo representa una expansión, y no una disminución, de la clase trabajadora.

Otro tema que ha incidido en la discusión acerca de la naturaleza del trabajo de “cuello blanco” es el de la “desindustrialización”. ¿Han desatado las continuas recesiones económicas que se han producido a nivel mundial, desde principios de los años 70, un proceso de “desindustralización” que esté eliminando a la clase trabajadora de Occidente?
La clase trabajadora vive y lucha

La distribución ocupacional específica de la clase obrera siempre ha reflejado la estructura de acumulación de capital. En los tiempos de Marx, el grupo mayoritario de trabajadores asalariados lo constituían los sirvientes domésticos. Incluso en el sector industrial, la manufactura mecanizada, método capitalista por excelencia de producción a gran escala mediante la utilización generalizada de maquinaria, que Marx analizó a fondo en el primer volumen de El Capital, estuvo poco extendida durante gran parte del siglo XIX. Este método lo utilizaban, sobre todo, las industrias más avanzadas de la época, en particular la industria algodonera de Lancashire. Raphael Samuels observa que: “gran parte de las empresas capitalistas en el sector manufacturero, así como en la agricultura o en la minería, se organizaban con tecnologías manuales más que con las de energía a vapor”. La producción mecanizada no se generalizó durante el período de la Revolución Industrial, sino después, a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, con el desarrollo, especialmente en los Estados Unidos, de la producción en cadena.

La clase trabajadora nunca ha tenido una estructura ocupacional fija, sino que ésta ha cambiado conforme han cambiado las necesidades de la acumulación de capital. Las crisis pueden considerarse períodos de reorganización y de reestructuración durante los que se abandonan los sectores ineficientes, se absorben y los capitales más eficientes ocupan su lugar. La clase trabajadora misma participa en este proceso en el que desaparecen ciertos trabajos y se crean otros. Con frecuencia, se deduce que estos cambios significan la destrucción de la clase obrera, en lugar de interpretarlos como una reorganización que responde a los cambios producidos en el sistema capitalista. En la crisis actual únicamente se ha producido una nueva reorganización de la clase trabajadora. Es particularmente importante acabar con el mito, ampliamente propagado por comentaristas burgueses de los que se hacen eco sectores de la izquierda, de que una brecha profunda e irreversible está abriéndose entre un “núcleo” de trabajadores permanentes y privilegiados y una “periferia” de trabajadores eventuales y a tiempo parcial, identificados como la nueva “clase de servidores”.

Siempre habrá quien lo proclamará, en periodos en que la clase trabajadora misma está a la defensiva, que se está produciendo la desaparición de esta. Tales argumentos los esgrimen quienes pretenden justificar su propia capitulación política ante el orden existente. Thomas Cooper, uno de los líderes de los Cartistas, el primer gran movimiento trabajador que se produjo entre los años 1830 y 1840, dijo en 1872 que el gran boom económico de mediados del siglo XIX había transformado completamente a la clase trabajadora:

Cierto es que antaño, en la época de los Cartistas, miles de trabajadores de Lancashire iban cubiertos de harapos y que, a menudo, muchos no tenían que comer. Pero su inteligencia se demostraba por doquier. Se veían grupos de trabajadores debatiendo la importante doctrina de la justicia política según la cual todo adulto, en su sano juicio, debería tener, derecho al sufragio en la elección de los hombres que debían establecer las leyes que los gobernarían; o se debatía con suma seriedad acerca de las enseñanzas del socialismo. Grupos así ya no se ven en Lancashire. Pero si se ven trabajadores bien vestidos, con las manos en los bolsillos, que hablan de las cooperativas y las acciones que en ellas poseen, o de las cajas de ahorro para la construcción de viviendas.4

Para entonces, Thomas Cooper había dejado de ser parte del movimiento obrero revolucionario y había abrazado el liberalismo gladstoniano5. La mezcla de nostalgia y auto complacencia con la que Cooper describe la muerte de la clase trabajadora es idéntica a la que utilizan publicaciones de la izquierda actualmente. Ahora se dice que los temas de conversación son las acciones en la compañía de telecomunicaciones de Gran Bretaña, o los videos, mientras en los años 50, los sociólogos y el ala derechista del partido laborista dieron gran importancia a la compras a plazos y al incremento en el número de coches en propiedad. A menudo han sido los mismos trabajadores supuestamente “opulentos”, producto de un periodo de restauración, los que se han convertido en líderes de un nuevo resurgimiento de la lucha de clases. La “aristocracia obrera” de Cooper (los mecánicos cualificados de la era victoriana en Inglaterra), se transformó a principios del siglo XX en la vanguardia del movimiento obrero organizado y militante. Otros movimientos obreros más avanzados existían entre los obreros de la industria del metal en Petrogado, Berlín y Turín. En los años 30 y 40, los mecánicos semicualificados de las nuevas fábricas de automóviles y de aviones estructuraron la poderosa organización de representantes sindicales que entre 1970 y 1974 derrotó al gobierno conservador de Edward Heath.

Es imposible pronosticar qué formas adoptará el nuevo resurgimiento de las organizaciones, de las luchas de la clase trabajadora. No obstante, es indudable de que la lucha de clases se acentuará. Las profundas contradicciones en las que se debate el capitalismo mundial desembocarán, inexorablemente, en convulsiones sociales. Sin embargo, no es seguro que el resultado de las luchas sea la derrota del capitalismo. Eso dependerá de cuales sean las políticas que tengan influencia en el movimiento obrero cuando se de el enfrentamiento. Es también indudable que la socialdemocracia derechista, para la que la lucha de clases no es ni posible ni deseable, conducirá al movimiento obrero a nuevas derrotas, si mantiene su predominio entre los trabajadores.

Por consiguiente, a través de nuestro análisis llegamos a una simple conclusión práctica: es esencial que exista una organización socialista revolucionaria, que considere las luchas colectivas del movimiento obrero como la base para la derrota del capitalismo y para la construcción del socialismo, a fin de salir de la crisis actual.

Alex Callinicos es miembro del SWP y escribe habitualmente en su periódico, Socialist Worker. Es Director del Centro de Estudios Europeos en King’s College London. Sus publicaciones en castellano incluyen Racismo y Clase y Estados Unidos: Imperialismo y guerra (disponibles en www.enlucha.org), además de Un manifiesto anticapitalista, Contra el postmodernismo y Los nuevos mandarines del poder americano.

http://www.enlucha.org/site/?q=node/15981
Notas

1. E. O. Wright, Class structure and income determination, Nueva York, 1979, pp. 7-8. Ver también G. E. M. de Ste Croix, The Class Struggle in the Ancient Greek World, Londres, 1981, pp. 90-91.

2. Ste Croix, pág. 43.

3. Wright, pág. 17.

4. Citado en T. Rothstein, From Chartism to Labourism, Londres, 1983, pp. 183-184.

 5. Doctrina política que propugna el libre mercado y la mínima intervención del gobierno. El nombre proviene de Gladstone, líder del Partido Liberal en la segunda mitad del siglo XIX. [N.E.]